Vicepresidenta, periodistas y comisiones en los pagos con tarjeta

En la intervención posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes, la vicepresidenta explicaba cómo el Gobierno va a adelantar la regulación europea que fijará los límites en las comisiones de intercambio aplicadas en los pagos con tarjeta. O se explicó mal y los periodistas entendieron peor, o “Houston tenemos un (serio) problema”.

Al grano. Palabras de Soraya Sáenz de Santamaría durante su intervención [vídeo, minutos 10-11]: “se reducirán las comisiones cobradas a los comerciantes por los proveedores de servicios de pago por cada operación de tarjeta, a los siguientes límites: un 0,2% del valor de la transacción en tarjetas de crédito, y un 0,3% para las de débito”

¿De verdad, cuando el Gobierno implemente esta medida, los comerciantes pagarán sólo 0,2%-0,3% a su banco por cobrar con tarjeta? La respuesta corta es no, no lo creo. La respuesta larga es también no, pero tal afirmación merece ser explicada.

En primer lugar, debemos entender cuáles son los costes y proveedores implicados en lo que cuesta cobrar con tarjeta. Evitando al lector complejidad innecesaria, en España son 3:

1) Tasas o comisiones de intercambio. Es lo que le cobran los licenciatarios de Visa y Mastercard en Europa a los prestadores de servicios de pago. Sus tarifas, partiendo del 0,74% por transacción en el tramo inicial, pueden consultarse en sus respectivas webs, VISA y Mastercard.
2) Costes de procesamiento de la red. Es lo que cobran los dueños de la red por la que se procesan los pagos a los prestadores de servicios de pago. En España son 2: Redsys (antes Servired y 4B) y Euro6000, ambos propiedad de bancos y cajas.
3) Comisiones por servicio o tasa de descuento. Es lo que cobran los prestadores de servicios de pago -por ej. los bancos y pequeños players como Setpay- a los comerciantes que aceptan pagos con tarjeta.

El documento Plan de crecimiento y competitividad se refiere correctamente a las “comisiones de intercambio”. Sin embargo, la vicepresidenta se refería en primer lugar a las comisiones de intercambio (1), para equipararlas en su explicación posterior a la tasa de descuento (3). Y aquí está el error, repetido y aumentado por el altavoz de los medios de comunicación: Las comisiones de intercambio son sólo un parte de los costes en los cobros con tarjeta, pero no son los únicos.

Lo que el reglamento europeo -todavía en tramitación- pretende regular es la comisión de intercambio (1), negociando/imponiendo a VISA y Mastercard un tope de comisión por operación, a 0,2% para débito y 0,3% para crédito. Dada la variabilidad de los servicios ofrecidos tanto por las redes procesadoras de pagos (2) como por los prestadores de servicios de pago (3), difícilmente podría ponerse un tope único (y en todo caso, tan reducido) a sus emolumentos.

¿Podría el Gobierno de España ir más allá del reglamento europeo? No seremos nosotros los que aseguremos lo contrario, pero sería sorprendente. En nuestra opinión, se trata de un error de comunicación durante la intervención y será corregido cuando se implemente.

Si hay algún/a periodista en la sala con interés en profundizar en el proceloso e intrincado mundo de los pagos con tarjeta, encantados de compartir nuestros humildes conocimientos en aras de resolver este embrollo de comunicación.

Sobre nosotros

Responsable de negocio en SetPay

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, como Google Analytics, para optimizar tu navegación y realizar tareas de análisis. Entendemos que estás conforme si continúas navegando en nuestra web (Más info en Política de Cookies)